No está conectado - Modo Consulta
Contador de visitas
[Jueves 29-11-2012 14:59:41]    Paco Martínez Vega
Os adjunto este pequeño documento que puede servir de utilidad a aquellas personas que conviven diariamente con la artrosis de rodilla y la bicicleta.

¿Qué es la ARTROSIS?

La artrosis es una enfermedad crónica y progresiva que se caracteriza por el deterioro del cartílago de las articulaciones, que es el tejido que existe en los extremos de los huesos para que se puedan desplazar uno sobre otro.

¿Qué síntomas produce?

Esta enfermedad es muy frecuente, pero no siempre da síntomas. Los más comunes son:

Dolor.- De intensidad variable. Al comienzo aparece después de estar mucho tiempo de pie o caminando. Conforme avanza la enfermedad, cada vez aparece antes.

Rigidez.- Habitualmente se produce al iniciar el movimiento, tras estar un rato sentado o parado.

Inflamación.- A veces la rodilla se hincha y calienta.

No existe curación, pero usted puede contribuir en gran manera para controlar los síntomas de su artrosis. Por este motivo es muy importante su propio esfuerzo para reducir el dolor, aumentar la movilidad y disminuir al mínimo la incapacidad.


La clave es su autocuidado: peso adecuado y constancia en el ejercicio

Mantenga un peso adecuado

La obesidad es perjudicial, y especialmente para la evolución de la artrosis de sus rodillas, ya que estas deben aguantar el peso del cuerpo. Controle la cantidad de calorías que toma.

Realice ejercicio

El ejercicio es lo más importante para que sus articulaciones sigan moviéndose adecuadamente. Haga los ejercicios cada día (adquiera una rutina). Progrese poco a poco, evitando sobreesfuerzos (intercale periodos de descanso en las actividades de mayor esfuerzo). Ante señales de dolor debe reducir la intensidad y duración (en las fases de dolor el reposo es beneficioso). Siga las recomendaciones de su médico, fisioterapeuta y enfermera. Sea paciente y no espere resultados inmediatos. La constancia es el secreto. Algunos ejemplos de ejercicios.

a. Para reducir la rigidez siéntese derecho. Doble una rodilla, colocando el talón debajo de la silla, sin llegar a tocarla. Manténgase en esta posición durante tres segundos. Estire la rodilla hacia delante. Manténgase en esta posición tres segundos. Repetir 5-15 veces.
b. Para aumentar la fuerza muscular siéntese en una silla con ambos pies apoyados en el suelo y ligeramente separados. Levante un pie hasta que su pierna esté recta. Manténgase en esta posición de 6 a 10 segundos. Baje suavemente el pie hasta apoyarlo en el suelo. Relájese. Cuando lleve 15 días realizando este ejercicio, podrá practicarlo con un peso de 1 o 2 Kg atado en el tobillo, empleando, por ejemplo, un saquito de arena. Repetir 5-15 veces.
c. Para mejorar la capacidad pulmonar/cardiaca y su bienestar andar, nadar o hacer bicicleta (con sillín elevado para no doblar mucho las rodillas) son muy buenos.

Aplique calor y frío

El calor alivia y reduce la rigidez, puede utilizar una manta eléctrica o bolsa de agua caliente. El frío puede serle útil ante un brote de dolor, puede aplicar hielo pero no directo sobre la piel.

Adopte posturas adecuadas

Use cama plana, evite sillones hundidos y bajos, use sillas de respaldo recto. Procure que sus pies toquen el suelo al estar sentado.

Use calzado adecuado

De suela gruesa y antideslizante. No use zapatos con tacón excesivo.

Evite sobrecargar las articulaciones

No coja peso excesivo y no esté de pie o en la misma postura mucho tiempo. Use un carrito para llevar las cosas, empujándolo hacia delante con las dos manos. Al subir escaleras apoye primero la pierna más fuerte, y al bajar, comience el paso con la más débil. Si necesita bastón, llévelo en el lado contrario a la rodilla más dolorosa.

Medidas farmacológicas

Además existen ciertos fármacos que pueden ayudarle a controlar el dolor y disminuir la inflamación: analgésicos (calmantes) y anti inflamatorios, vía oral (boca) o vía tópica (sobre la piel), o en alguna ocasión, inyectados en la articulación (infiltración). Es muy importante que siga las recomendaciones de su médico.

Medidas quirúrgicas

Se trata de la última alternativa, en estados avanzados de la enfermedad, incluyendo la prótesis.


Este documento forma parte de la Guía de práctica clínica del manejo del paciente con artrosis de rodilla en Atención Primaria. Está desarrollado por profesionales del Área 1 y la Unidad de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (UETS) de la Agencia Laín Entralgo con la colaboración de un representante de los pacientes.


Fuente: madrid.org
© curriqui.es
Amigos de la bicicleta

Aficionados a la bicicleta todo terreno y al ciclismo urbano
Contacto: administrador@curriqui.es