No está conectado - Modo Consulta
Contador de visitas
[Martes 03-04-2012 19:26:35]    Paco Martínez Vega
Introducción

Dedicamos un tema en exclusividad al cartílago de tiburón dada la importancia, según nuestro punto de vista, que merece este asunto. Haremos referencia a artículos publicados en contra y a favor del cartílago de tiburón y también publicaremos algunas consultas que hemos realizados a especialistas médicos.

El hecho de desarrollar este tema es porque he leido en multitud de foros de BTT y foros de deportes en general, que este compuesto tiene propiedades regenerativas de los cartílagos articulares. Intentaremos desvelar cuanto hay de cierto en estas afirmaciones que creo se hacen demasiado a la ligera.

Espero que este tema os ayude a decidir la conveniencia o no de utilizar este tipo de fármacos / complementos nutricioanales sin consultar previamente a un especialista.

Os adelanto que en mi caso fuí intervenido por artroscopia de la rodilla derecha, en el hospital Fremap de Sevilla, y se me practico una menisceptomía subtotal del menisco externo y parcial del menisco interno, a su vez se me diagnosticó una condropatía de grado cinco, antesala de una posible artrosis de rodilla; en ningún momento ni los cirujanos ni el equipo de rehabilitación me prescribió el uso del cartílago de tiburón, o de algunos de sus componentes que son, entre otros, la glucosamina y el sulfato de condroitina.
[Martes 03-04-2012 19:56:13]    Paco Martínez Vega

El cartílago de tiburón: un fraude apoyado por los pseudocientíficos

De acá a un tiempo han aparecido en muchas tiendas e incluso farmacias del Perú una serie de productos naturales con supuestos efectos beneficiosos auspiciados "generosamente" por ligeros e irresponsables artículos periodísticos (TV, radio, diarios y revistas) y portales web que repiten y copian lo que otros dicen, sin verificar las fuentes científicas. Lo malo es que malinforman a la población sin que tampoco exista un pronunciamiento firme y claro de los sectores responsables (salud), salvo esporádicas declaraciones de algunos funcionarios estatales.

Uno de estos productos es el cartílago de tiburón cuyos supuestos beneficios son: curar el cáncer (nada menos), prevenir el cáncer, curar la psoriasis, aumentar el crecimiento de las neuronas, analgésico, antiinflamatorio, reduce el colesterol, refuerza el sistema inmunológico, previene la osteoporosis, cura la artritis reumatoide, la retinopatía diabética, etc.

Demás está decir la venta de cartílago de tiburón es una industria multimillonaria (calculada en 50 millones de dólares por año) que ha causado casi la extinción de los tiburones en algunas regiones de nuestro planeta.

Uno se pregunta ¿cómo comenzó todo esto? Pues bien, esta industria engañosa empezó con un "inofensivo" libro. Siempre nos han dicho que lo que dice un libro es verdad, pero eso podría haber sido cierto, hasta cierto punto, hace algunos años atrás. En la actualidad muchos libros, demasiados diría yo, mienten y mal informan peligrosamente. El libro de marras es Sharks don’t get cancer escrito por William Lane en 1992 que se popularizó por un programa televisivo de USA. El libro se auto describe así: It has not changed in over 400 million years. It never sleeps or rests. It is said to be "the perfect living machine." And, within the last decade, it has been found to hold the key to reversing cancer as well as numerous other major diseases. Sharks Don't Ger Cancer is the story of this amazing breakthrough.

Traducido: No ha cambiado en más de 400 millones de años. Nunca duerme ni descansa. Se dice que es "la máquina viviente perfecta." Y, dentro de la última década, se ha encontrado que es la clave para revertir el cáncer así como otras numerosas e importantes enfermedades. Los tiburones no contraen cáncer es la historia de este progreso asombroso.

Una información interesante es que el Sr. Lane tiene relación con Lane Labs una empresa que vende cartílago de tiburón y desde hace unos años está impedida de poner en la etiqueta que su producto cura el cáncer. Ahora en su portal Web señala que es un suplemento dietético usado para la protección celular. Ni una sola mención al cáncer.

Pues bien, los tiburones si tienen cáncer, inclusive cáncer del cartílago. No hay datos estadísticos de los cánceres que tienen los tiburones, pero si hay certeza que sufren de esa enfermedad.

Lane y sus seguidores sostienen que el cartílago de tiburón cura el cáncer debido a ciertas asociaciones erróneas que caen en el campo de la pseudociencia. Se sabe que el cartílago de las vacas tiene la propiedad de interrumpir la reproducción de células cancerígenas ya que previene la angiogénesis (según Wikipedia: la angiogénesis es el proceso fisiológico que consiste en la formación de vasos sanguíneos nuevos a partir de los vasos preexistentes. La angiogénesis es un fenómeno normal durante el desarrollo embrionario, el crecimiento del organismo y en la cicatrización de las heridas. Sin embargo, también es un proceso fundamental en la transformación maligna del crecimiento tumoral.)

Como los tiburones, a diferencia de otros animales, no tienen huesos como esqueleto, sino que sólo tienen cartílagos y si sumamos a esto la propiedad de prevenir la angiogénesis y lo asociamos con una afirmación errónea que los tiburones no tienen cáncer debido a que en sus cartílagos hay algo que lo impide y que si sirve a los tiburones pues también debe servir para los humanos, el timo se completa con esas asociaciones erróneas. Pero sirve para convencer a muchos incautos que creen todo lo que leen en diarios, revistas y portales Web, aunque todo esto no sea más que pseudociencia.

La demanda por el cartílago de tiburón es tal que muchos temen que en algunas regiones podría disminuir el número de estos animalitos, que antes de aparecer este boom mentiroso era usado para preparar caldos y su carne usada para hacer unas exóticas hamburguesas, muy deliciosas según los entendidos. Pero no sólo eso, comerciantes inescrupulosos han estafado y siguen estafando a miles de personas, quienes en vez de ir al médico para prevenir o curarse del cáncer, prefieren el "remedio natural", lo cual puede llevar a que su cáncer se agrave y ser muy tarde para un tratamiento efectivo.

Existen muchos artículos científicos que han estudiado el efecto del cartílago de tiburón y el cáncer. Hasta ahora no existe un estudio serio que lo confirme. En una búsqueda en las revistas científicas que hize encontré el artículo titulado "Evaluation of shark cartilage in patients with advanced cancer" de la revista Cancer Volume 104, Issue 1, pages 176–182, 1 July 2005 donde señala en la parte de resultado lo siguiente:

Data on a total of 83 evaluable patients were analyzed. There was no difference in overall survival between patients receiving standard care plus a shark cartilage product versus standard care plus placebo. Likewise, there was no suggestion of improvement in quality of life for patients receiving the shark cartilage, compared with those receiving placebo.

Traducido: Se analizaron los datos sobre un total de 83 pacientes evaluables. No había ninguna diferencia en la superviviencia en conjunto entre pacientes que recibían el cuidado usual más un producto de cartílago de tiburón versus el cuidado estándar plus el placebo. Igualmente, no hubo ningún indicio de la mejora en la calidad de vida para pacientes que recibieron el cartílago de tiburón, comparado con aquellos que recibían el placebo.

El artículo concluye que ese ensayo no fue capaz de demostrar la eficacia del cartílago de tiburón en pacientes con cáncer avanzado.

Otro artículo interesante que encontré fue Shark Cartilage, Cancer and the Growing Threat of Pseudoscience de la revista Cancer Research de diciembre 1, 2004 64; 8485, es bueno leerlo. Afirma, que no existe evidencia científica que el cartílago de tiburón cure el cáncer y que la pseudociencia hace mucho daño, en especial a la salud de las personas.

El 15 de noviembre del 2005 la DIGEMID emitió una alerta donde señalaba que las capsulas de cartílago de tiburón de una empresa tenía el recuento total de microorganismos aeróbicos no conforme. Otros reportes señalan que las capsulas de cartílago de tiburón son vendidos por muchas otras empresas sin las garantías sanitarias que es lo mínimo que se puede pedir, pero no lo único. A causa de ello muchas personas, luego de tomar estas capsulas han tenido vómitos, infecciones y otras molestias.

En el Perú los alimentos o suplementos alimenticios deben ser autorizados por la Dirección General de Salud Ambiental (DIGESA) y puede verse en este link. Pero si es un medicamento o un producto con fines terapéuticos debe tener la autorización de la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (DIGEMID). Sucede que muchos estafadores podrían usar el registro de DIGESA pero promocionar al producto por sus supuestas propiedades medicinales.

Como este hay muchos otros casos donde inescrupulosos "siembran" mentiras en los medios de comunicación y luego se aprovechan de la desesperación y angustia de las personas enfermas para venderles su "producto con propiedades medicinales" sin la comprobación científica debida. Por ello, es necesaria una fuerte campaña para desenmascararlas.

Lo curioso es que en la actualidad hay mucha información en la Internet donde se señala que es falso que el cartílago de tiburón cure el cáncer, pero la versión anterior y contraria está tan arraigada que muchas personas obvian la verdad y no toman en cuenta la recomendación de médicos destacados o de instituciones de salud. Este es un ejemplo muy ilustrativo y aleccionador: cuando se implanta una idea pseudocientífica en la sociedad es muy peligrosa y difícil de quitar.

Miércoles 2 de marzo de 2011

Fuente: Profesor Mario Ceroni Galloso.

[Martes 03-04-2012 20:11:23]    Paco Martínez Vega

GLUCOSAMINA, EN EL TRATAMIENTO Y PREVENCIÓN DE LA ARTROSIS

Es frecuente en EE.UU. que los enfermos de artrosis tomen por su cuenta Glucosamina sola o con Sulfato de Condroitina.

Lo siguiente es una puesta al día sobre lo que se sabe hasta este momento de la Glucosamina, publicado en el Boletín de Enfermedades Reumatológicas de la Fundación de Artritis de los EE.UU. (Agosto del 2001).

La idea de que Glucosamina y Sulfato de Condroitina puedan tener efectos terapéuticos en el tratamiento de la Artrosis al proveer un sustrato para los procesos reparativos del cartílago, se conoce desde los 1960´s. Se le reconoce el hecho de tener pocos efectos secundarios y la posibilidad de que pueda reducir el daño del cartílago. Como suplementos dietéticos no han estado sujetos a la necesidad de receta médica. En EE.UU. la venta de suplementos dietéticos alcanza a la estratoférica suma de 26 billones de dólares al año.

Se sabe que Glucosamina es absorbida a través del tubo digestivo y de que se distribuye en el organismo y va de preferencia al cartílago. Estudios "in vitro" indican de que ambos pueden estimular la síntesis de proteínas del cartílago. Su acción "in vivo" (en el ser humano) no se conoce totalmente. McAlindron estudió trabajos bien realizados (doble ciegos, randomizados y con control placebo) por períodos de 4 o más semanas y seleccionó 6 trabajos sobre Glucosamina y 9 sobre Sulfato de Condroitina. Todos ellos habían sido financiados por laboratorios que producían estos medicamentos. La conclusión fue de que estos preparados tenían efecto moderado o bueno en el tratamiento de la Artrosis, pero de que es muy probable de que hayan exagerado su beneficio.

Fin Artrit contiene además sulfato de condroitina. Los demás sólo son glucosamina. No hay evidencia de que uno sea mejor que otro. Otro estudio que incluía 118 pacientes con Artrosis de rodillas, fue relatado por Houpt. Mostró efectos favorables al término de 2 meses. Por otra parte, en dos estudios de 80 y 98 pacientes, no se encontró beneficio al comparar con placebo. En contraste, un estudio de 34 reclutas mostró beneficio. El mejor estudio tal vez es el de Reginster que estudió 200 pacientes por 3 años y los comparó con placebo. Se trató de ver el efecto de Glucosamina en retardar el daño del cartílago de la rodilla. Mostró un beneficio modesto en los síntomas, pero lo notable fue que este efecto perduró aún después de 3 años de tratamiento.

En varios trabajos se ha comparado el efecto en la Artrosis, de Glucosamina con el de los Anti-inflamatorios (AINES): Muller y Fassbender, estudiaron 199 pacientes hospitalizados por 4 semanas por Artrosis de rodillas. Durante este período, se les dio Glucosamina 500 mg 3 veces al día versus Ibuprofeno 400 mg 3 veces al día. Estos últimos respondieron más rápido, pero a las 4 semanas ambos grupos tuvieron igual resultado. Lo más notable, fue la diferencia en los efectos secundarios entre los dos grupos. De 35 que tuvieron problemas en el grupo con Ibuprofeno dejaron el tratamiento 7 pacientes. De 6 que tuvieron problemas en el grupo con Glucosamina dejó el tratamiento sólo 1.

Hay otros dos trabajos, el de Qiu de 178 pacientes, tratados por 4 semanas y el de Lópes-Vaz tratados por 8 semanas, en que se comparó con Ibuprofeno y en ambos los resultados fueron similares.

SULFATO DE CONDROITINA

Morreale, estudió 146 pacientes y los comparó con Diclofenaco, en el tratamiento de Artrosis de rodilla. Usó Condroitina por 3 meses versus Diclofenaco por sólo un mes. Todos recibieron placebo del tercer al sexto mes. Se estudiaron todos por 6 meses. Los pacientes con Diclofenaco respondieron mejor al comienzo, pero a los 60 y 90 días hubo una diferencia significativa en favor del Sulfato de Condroitina. Esto persistió por 2 a 3 meses, después de suspender el Sulfato de Condroitina. Sólo hubo 3 casos de efectos secundarios en ambos grupos. Al Sulfato de Condroitina se le ha señalado como "un medicamento de mejoría sintomática, de efecto lento, en el tratamiento de la artrosis ".

Efectos secundarios

En resumen, de la revisión de trabajos se concluyó que de 600 pacientes que tomaron Glucosamina o Sulfato de Condroitina, por hasta 3 años, se encontraron muy pocos efectos secundarios y estos eran comparables a placebo. Estos problemas fueron leves y en general del tubo digestivo. Estudios comparativos sugieren que Glucosamina tiene muchos menos efectos secundarios que los anti-inflamatorios (AINES). Tal vez podría interferir en la tolerancia de la glucosa, lo que sería de importancia en los diabéticos. Esto no se demostró en el estudio reciente de 3 años.

En resumen

La evidencia actual sugiere que Glucosamina y Sulfato de Condroitina tienen una modesta eficacia en el tratamiento de los síntomas de la Artrosis. Tienen pocos efectos secundarios y podrían jugar un papel importante en el tratamiento de esta enfermedad. Sin embargo, serán necesarios mayores estudios independientes (no patrocinados por los laboratorios que los producen) para confirmar los estudios descritos.

Los médicos están confundidos por la gran cantidad de distintos preparados hoy existentes en el mercado y las impurezas que ellos puedan contener. La posibilidad de que Glucosamina y Sulfato de Condroitina puedan tener efectos modificadores de la Artrosis, es atrayente y esta respaldada por estos estudios preliminares. Se requieren mayores estudios para confirmar estos resultados.

Estos preparados se usan solamente para la Artrosis y no para otras artritis. Por lo general la dosis empleada es de 1.500 mg al día. Hay sachets con esta dosis que se disuelven en una vaso grande de jugo de naranja. También hay cápsulas de 500 mg que se toman 2 o 3 al día. Existen ampollas de Glucosamina, pero no veo su utilidad. Estos medicamentos son caros y se deben tomar por meses o años, para obtener un buen efecto. Como vimos por lo general no tienen efectos secundarios importantes.

Nota: Este es un informe del Dr. Tim McAlindon, del Centro Reumatológico de la Universidad de Boston. Apareció en el Boletín de Enfermedades Reumatológicas de la Fundación de Artritis de los EE:UU. Volumen 50. Número 7, de Agosto del 2001. Fue traducido y adaptado por el Dr. Jaime Bravo Silva.

Revisado: 13 de Marzo. del 2002

Fuente: DR. JAIME BRAVO SILVA
Reumatología-Osteoporosis

[Martes 03-04-2012 21:07:18]    Paco Martínez Vega

AAOS American Academy of Orthopaedic Surgeons
(Academia americana de cirujanos ortopédicos)

  Glucosamina y sulfato de condroitina (Glucosamine, Chondroitin)

Aproximadamente, 30 millones de norteamericanos sufren de osteoartritis, condición que es dolorosa en casi todos los casos y en la que los cartílagos amortiguadores entre los huesos se desgastan. En su búsqueda de alivio, infinidad de personas están probando nuevas terapias y suplementos dietéticos, como la glucosamina y el sulfato de condroitina.

La glucosamina se encuentra en el cuerpo de manera natural. Este elemento estimula la formación y reparación del cartílago articulatorio. A su vez, los suplementos sin prescripción facultativa provienen de fuentes animales. El sulfato de condroitina es otra sustancia natural de nuestro organismo y previene que otras enzimas del cuerpo degraden los componentes constructores del cartílago articulatorio. El tipo de medicamento que se vende en las tiendas de productos naturales y farmacias se deriva de los animales.

  La esperanza y las exageraciones

Las personas que consumen estos suplementos nutricionales tienen la esperanza de que ellos aliviarán el dolor de la osteoartritis y que quizás incluso podrán reparar o restaurar el cartílago articulatorio. Existen evidencias recientes que al parecer respaldan esta alegación. La glucosamina y el sulfato de condroitina han sido utilizados en Europa durante varios años y han reportado pocos efectos secundarios. Además, ambos suplementos tienen también ciertos efectos antiinflamatorios que pueden ser los responsables del alivio del dolor.

Pero no existen pruebas que demuestren que estas sustancias, tomadas de manera individual o en combinación, demorarán realmente el proceso degenerativo o restaurarán los cartílagos en las articulaciones artríticas. Todos los estudios realizados hasta la fecha han sido cortos y se han concentrado en el alivio del dolor. El estudio a largo plazo está comenzando ahora, patrocinado por el Instituto Nacional de la Artritis y Enfermedades Músculo-Esqueléticas y de la Piel, y el Centro Nacional de Medicina Alternativa y Complementaria.

La Administración de Alimentos y Medicinas de los EE.UU. no evalúan ni analizan los suplementos dietéticos antes de que pasen a ser vendidos a los consumidores, como la glucosamina y el sulfato de condroitina. Eso significa que cuando los consumidores compran recipientes con la etiqueta "Glucosamina/Condroitina" no pueden estar seguros de que están llevándose a casa lo que pagaron. De hecho, un estudio reciente llevado a cabo por ConsumerLab.com, reveló que casi la mitad de los suplementos de glucosamina/condroitina evaluados no contenían las cantidades de estos ingredientes que decían las etiquetas.

  Pasos para la decisión

Si usted está pensando tomar suplementos nutricionales para aliviar su artritis, será mejor que siga estos pasos:

1. Hable con su doctor. Aunque muchas personas creen que los médicos tradicionales desestimarán su interés en los suplementos, muchos doctores aceptan los tratamientos complementarios. Sin embargo, estos suplementos no son apropiados para todas las clases de artritis o para todas las personas. Por ejemplo, los diabéticos y las mujeres embarazadas deben tener especial cuidado.

2. No detenga su régimen de dieta, ejercicios, medicamentos u otras terapias. La eficacia de estos tratamientos ha sido probada y los suplementos nutricionales deben seguir siendo simplemente eso, complementos de sus prácticas de buena salud. Es posible que necesite tomarlos durante un par de meses antes de ver cualquier resultado, lo que resalta la importancia de continuar sus tratamientos actuales.

3. Investigue primero. Averigüe acerca del suplemento que está pensando comprar. ¿Tiene algún efecto secundario? ¿Interactuará con su medicamento actual? Escríbale al fabricante y pídale una documentación que apoye los reclamos de las etiquetas. Para información adicional acerca de la glucosamina, vaya al sitio Web del Instituto Nacional de la Salud (www.nih.gov).

4. Opte por un fabricante de buena reputación. Debido a que estos productos no son regulados, los consumidores están desamparados. Incluso, los productos que digan en la etiqueta "estandarizados", no cumplen con los estándares externos, solo con los internos establecidos por cada fabricante. Estos estándares pueden variar entre fabricantes, así que evite las marcas que no conozca.

5. Si algo llegara a salir mal y experimenta algunos efectos secundarios adversos, infórmeselos a su doctor rápidamente y cese de tomar el producto. Recuerde que cualquier suplemento que tenga la potencia suficiente para ayudar, también tiene la fuerza suficiente para hacer daño si es tomado de manera inadecuada.

Hoja informativa del Comité de Investigaciones de la AAOS, Osteoartritis

Ultima revisión Julio de 2009

Fuente: American Academy of Orthopaedic Surgeons

[Martes 03-04-2012 21:20:21]    Paco Martínez Vega

Sociedad Española de Reumatología

La artrosis de rodilla.- tratamientos farmacológicos habituales.

Este texto es un extracto del documento Artrosis de rodilla publicado en esta misma página en el tema "Recopilación de documentos sobre salud y bicicleta"

Su reumatólogo le recomendará diferentes medicamentos que tienen la capacidad de reducir el dolor y la inflamación como son los analgésicos y los antiinflamatorios no esteroideos. Es muy habitual tener que probar diferentes medicamentos analgésicos y antiinflamatorios hasta encontrar el que proporciona el mayor alivio a un paciente determinado. No piense que estos cambios significan que su médico no tiene claro cómo tratarle, porque en realidad le está diseñando el tratamiento farmacológico más eficaz para su caso concreto.

Recientemente se han obtenido datos que SUGIEREN que el uso a largo plazo -varios años de tratamiento continuo– de un nuevo grupo grupo de medicamentos (que incluye el sulfato de glucosamina, el condroitín sulfato y la diacereína), puede enlentecer la progresión de la enfermedad tanto a nivel sintomático como la evolución del deterioro del cartílago hialino. Su reumatólogo conoce perfectamente estos productos y, si lo considera indicado en su caso, se los prescribirá. Es previsible la continua aparición de nuevos tratamientos dirigidos a frenar el deterioro del cartílago artrósico.

[Viernes 13-04-2012 13:49:14]    Paco Martínez Vega

Pregunta a la Dra. X


A la pregunta que formulamos a la Dra. X (no publicaremos su nombre hasta que no nos autorice), sobre la efectividad del cartílago de tiburón, su respuesta ha sido:

"Sobre el tema que me comentas tengo poca experiencia, sé que algunos traumatólogos y reumatólogos utilizan la glucosamina y/o el condroitin sulfato por vía oral y el ácido hialurónico intraarticular en casos de osteoartritis degenerativas y meniscopatías, pero mi impresión es que no existe consenso al respecto ya que no hay evidencia de su efectividad en la regeneración del cartílago y se utilizan más bien como tratamientos complementarios o como "último recurso" en ciertos casos.

Como en todas estas patologías lo buenos hábitos de vida (ejercicio, poco peso, dieta adecuada) vienen a ser lo más efectivo y con menos incompatibilidades. De todas maneras buscaré información en la biblioteca virtual del SAS, por si hay alguna publicación reciente interesante."

En cuanto tenga más noticias las iré publicando.

[Martes 27-11-2012 21:57:45]    David Velázquez Rabáez
El cartílago de tiburón es el pasado, además, creo recordar que no hay estudios científicos que demuestren que es realmente efectivo. Lo que ahora se utiliza son las infiltraciones con plasma.

El plasma es un componente de la sangre obtenido a través de la centrifugación de la misma. Te sacan sangre y de ella se obtiene el concentrado de hematíes (que es lo que se usa para las transfusiones) y el plasma, que es un líquido rico en factores de crecimiento (plaquetas), con alto poder de regeneración de tejidos. El resultado puede variar en función de la lesión, pero ten en cuenta que este tratamiento al menos tiene sentido, ya que ESTÁ DEMOSTRADO que la que cura todos los procesos patológicos del cuerpo es la sangre, y la falta de sangre se asocia a enfermedad o patología (contracturas, restricciones de movilidad, alteraciones de la funcionalidad de un órgano, trombos...).

Muchos cirujanos, en las operaciones de cartílago, cuando éste está en fase III o IV de úlcera, troquelan (taladran) el cartílago y el hueso para que sangre y ésta lleve factores de crecimiento y nutrientes al lugar lesional con la finalidad de favorecer su curación.


David Velázquez Rabáez

Fisioterapeuta
© curriqui.es
Amigos de la bicicleta

Aficionados a la bicicleta todo terreno y al ciclismo urbano
Contacto: administrador@curriqui.es