No está conectado - Modo Consulta
Contador de visitas
[Jueves 14-02-2013 21:02:24]    Paco Martínez Vega
Interesante artículo de Granada Bike

El descenso es una de las más divertidas y emocionantes sensaciones que el ciclismo de montaña nos aporta, pero como no hay nada de divertido en pasar unos días magullado tras una caída por mucho que digamos que así le pintamos otra raya más al tigre, a continuación vamos a tratar de dar una serie de consejos para disfrutar al máximo de los descensos con nuestra MTB. Trataremos de aportar nuestra experiencia en este artículo con la única intención de ayudar a quien no puede resistirse ante una bajada.

CONCEPTOS PREVIOS

1. Busca tu límite progresivamente.- Debes llevar siempre controlada la bicicleta, para conseguir gradualmente aumentar tu confianza en tus bajadas y no hacer frente a situaciones demasiado complejas para tu técnica.

2. Conoce previamente el trazado.- No arriesgues en tu primera bajada en un tramo que desconoces, sino que aprende donde están los obstáculos más complicados que te exigen disminuir la velocidad o tener un mayor control de la bicicleta.

3. Aprende de alguien con técnica.- Circulando tras algún compañero que tenga una buena técnica, te permitirá ver por donde realiza las trazadas y como balancea el cuerpo para ello, aunque sé consciente de que él aplicará unas técnicas que tú aún puedes no dominar.



1.- Uso del freno delantero

Debido a la inclinación del terreno en las bajadas, la rueda delantera tiene más peso que la trasera y por tanto mayor potencia de frenado. Compénsalo echando tu cuerpo lo mas atrás que puedas, para dar una mayor potencia de frenado al freno trasero y equilibrar así la frenada. Pero ojo, no uses solamente el freno trasero, como leerás erróneamente en muchos artículos, pues su solo uso provocará que la rueda trasera patine y puedas perder el control, además de erosionar así el camino. Solo en tramos muy empinados es donde debes desistir de usar el freno delantero, para lo que debes reducir la velocidad antes de llegar a éstos.

2.- Tu peso como dirección

La distribución de tu peso sobre la bicicleta en llano es de 40/60 (delante/detrás). En las bajadas busca la posición de peso neutro o centrado sobre tu MTB aunque tendrás que retrasarlo en una bajada según la pendiente de ésta. Si te fijas en un slalom de downhill, verás el constante cambio del peso que hace el piloto. Por tanto, el mover tu peso a los lados, mediante el balanceo de la cadera, te permitirá cambiar la dirección de tu bicicleta, quedando el manillar para hacer movimientos más precisos.

3.- Ayúdate de tu asiento.

Aprieta el asiento con los muslos internos y balancéate sobre él, para obtener un mayor control y una mejor tracción de la rueda trasera.

4. Bielas en horizontal

En tus descensos normalmente debes mantener los pies en los pedales a la misma altura –bielas en horizontal-, adelantar la pierna dominante y con los tobillos en línea de las bielas para no golpear contra ningún obstáculo que te pudiera desestabilizar.

Solo en el caso de curvas abiertas, tendrás que bajar el pedal exterior a ella. Además, el mantener las piernas semiflexionadas te permitirán un mejor equilibrio.

5.- Manos y brazos

Para controlar la velocidad en un descenso debes agarrar los puños con firmeza y llevar siempre uno o dos dedos sobre las levas del freno. Generalmente basta con uno aunque instintivamente en situaciones apuradas se usan dos. Los brazos deben estar convenientemente flexionados, tanto para amortiguar los golpes como para bajar el centro del gravedad, mientras que permanecerán estirados ante socavones. No olvides que aunque lleves suspensión delantera o total, no debes dejarla hacer todo el trabajo pues tus brazos y piernas serán tus grandes amortiguadores y las suspensiones de tu MTB el ajuste fino.

6.- Planea tu recorrido

Debes mirar unos cuantos metros por delante de la rueda delantera para planear tu trazada y salvar así los obstáculos que te encuentres.

7.- Saltos en los descensos

Si bien es preferible mantener las dos ruedas en tierra durante las bajadas, puedes encontrarte ciertos obstáculos (rocas, troncos, raices, cortados, etc) donde podría ser mejor salvarlos mediante alguna técnica que más adelante trataremos.

8.- Posición de los cambios

Cuando te encuentres una bajada que no precise técnica y que hagas a alta velocidad, o bien una pendiente que si precise técnica, lleva tus cambios en el plato grande y en el cuarto piñón (aproximadamente). Esto es algo en lo que hay cierta controversia con otros bikers pero a continuación te damos nuestras razones. Primeramente, te permitirá que la cadena permanezca tensa y evitarás que se salga, evitarás también que el cambio o la cadena pueda golpear el basculante -y romper a la larga el cambio-, y evitarás arañazos en el cuadro. En segundo lugar, siempre tendrás el par de giro, es decir, que podrás dar una pedalada para recuperar inercia sin quedarte clavado. Y en tercer lugar, la razón más importante para usar esa disposición de cambios, es que cuando en una bajada se sufre una caída, una de las peores y más desagradables heridas es la que producen los dientes del plato en el gemelo con los dientes del plato, produciéndote infecciones por los pinchazos o incluso desgarros.

9.- Configura correctamente tu bicicleta

Algunos elementos permiten mejorar las bajadas; espander más corto, manivelas de downhill, horquilla delantera con al menos 100 mm de recorrido y regulada un poco rígida para optimizar tu paso sobre piedras a gran velocidad, llantas para downhil, tornillo de liberación rápida del sillín para bajar el asiento, etc.

10.- Elementos de protección

Si bien no es necesario equiparnos como un biker de Downhill, si que lo es el usar unas protecciones mínimas; casco compacto aunque ligero, guantes que te eviten daños en las manos en caso de caídas, preferiblemente que cubran tus dedos, maillot de manga larga que protejan tus brazos de arañazos con los matorrales y gafas que te protejan de proyecciones y golpes de ramas.


BAJADAS POR DISTINTOS TIPOS DE TERRENOS

Te indicamos a continuación, unas reglas básicas para cada uno de los terrenos que puedes encontrarte en una bajada.

1.- Trialeras

Bájalas siempre dominando la bicicleta, anticipando la mejor trazada, y a una velocidad no excesivamente lenta para no clavarla en las roderas. Lleva los brazos y pies flexionados y tu cuerpo un poco retrasado.

2.- Tramos con barro pegajoso

Al disminuir la adherencia debes andar con más cuidado y dejar hacer más a la MTB, contando con que se irá deslizando de lado a lado. Las frenadas, los cambios de marcha y las trazadas debes hacerlas suaves y uniformes, por lo que usa lo menos posible ambos frenos, circula rápido para aprovechar la inercia, pedalea lentamente (cadencia menor a 70), cambia con prudencia y lleva tu peso sobre el sillín. Cuidado con los resbalones, las pérdidas de tracción y los cambios de dirección, procurando mantener la rueda delantera lo mas derecha posible. Si bien lo ideal es usar cubierta blandas con balón estrecho y tacos prominentes y separados, para que el barro no se adose, basta con que disminuyas la presión de las ruedas hasta los 2bar/1,6bar (cubiertas/tubeless) y aprovechar las roderas que hayan hecho los anteriores ciclistas. En caso de existir riesgo de pegarse el barro a todos los recobecos del cuadro de tu bici, lo mejor es que pases a pie este tramo de barro. Las gafas te pueden proteger de proyecciones de barro, pero al existir humedad corres el riesgo de que se te empañen y que te impidan la visión en medio del descenso, por lo que es mejor que te las separes un centímetro de las cejas para facilitar el paso del aire por el interior. Nunca debes quitártelas pues podrías hacerte heridas importantes en los ojos. En cualquier tipo de terreno resbaladizo procura no usar el freno delantero para evitar la pérdida de adherencia lateral de la rueda delantera.

3.- Tramos con terreno compacto y seco

La técnica ahora es casi contraria a hacerlo sobre barro pues las reacciones de la MTB son más predecibles y la adherencia mayor. El peso puede ir más adelantado, recayendo más sobre la rueda delantera para ganar adherencia en ésta. Usa menos el freno trasero y más el delantero que es realmente el que detiene la bici. Preferiblemente usa cubiertas anchas con tacos apretados y bajos.

4.- Tramos con raíces y rocas

Si estos obstáculos están secos, te ofrecerán tracción en tu descenso, aunque si están mojados deberás pasar lo más recto y rápido posible, frenando y girando el manillar antes o después de pasar por ellos. Si dominas la técnica del bunny-hop, más adelante descrita, es el momento de usarla.

5.- Terreno suelto

En estos tramos usar lo menos posible los frenos y mantén derecha la dirección. Si además es muy pendiente, como el cortafuegos existente entre la Abadia del Sacromonte y las Cuevas, puedes ir derrapando controladamente con tu rueda trasera, pillando el freno trasero, y en algunos puntos darle un ligero toque al freno delantero. Una de las posiciones más aconsejables es la extrema trasera, que te explicamos más adelante.


CURVAS DURANTE LA BAJADA

Aparte de los saltos en obstáculos, uno de los elementos más complicados en las bajadas son las curvas. Veamos como debes tomarlas:

1.- Curvas abiertas

Para tomarlas con seguridad, debes saber que la trayectoria más segura y rápida es la más suave por lo que tendrás que abrirte antes de llegar a ella, aproximarte al vértice interno en su mitad y volver a abrirte suavemente. Distribuye correctamente los pesos, para proporcionar una buena adherencia a las dos ruedas, adquiere una postura algo más tendida que la de rodaje, para así acercar el centro de gravedad al suelo y ganar estabilidad, y adelanta el peso hacia la rueda delantera para darle más aplomo. Es muy importante que coloques el pie exterior a la curva a un nivel más bajo que el otro y apliques todo el peso en el exterior para mantener la estabilidad en ella.

2.- Curvas cerradas

En caso de presentarse durante el descenso curvas cerradas, en tramos en Zig-Zag, como la pista que baja de la boca de la Pescá o en la pista de las 5 curvas, podrás tomarlas desde el lado exterior hacia el punto más agudo e intermedio de ella –reduciendo así el ángulo de la curva-, mantén la verticalidad de tu bici y aplica el peso corporal al interior de ésta mediante el balanceo de las caderas.


TECNICAS EN BAJADAS

Las siguientes técnicas te ayudarán, usadas individual o conjuntamente, a salir bien parado en los descensos que exigen más técnica, si bien tendrás que aprenderlas paciente y progresivamente.

1.- Equilibrio estático

Consiste en permanecer parado totalmente, con los pies en los pedales sin tocar el suelo. Esta técnica te permitirá detenerte unos instantes sobre la bici para a continuación retomar la marcha. Se consigue permaneciendo lo más quieto posible, jugando con el peso del cuerpo para compensar y mantener el centro de gravedad de tu cuerpo en el centro de gravedad de la bici. Puedes ayudarte colocando el manillar girado 45º respecto al cuadro de la bicicleta y dando ligeros toques de freno y de pedal. El pedal de tu pierna preferente permanecerá más adelantado (generalmente el pedal derecho en caso de diestros). Practica primero manteniendo el equilibro con una velocidad reducida en una zona ascendente y más tarde, totalmente parado.

2.- Equilibrio dinámico

Es similar al anterior, aunque se realiza con un poco de velocidad. Permitirá pasar por una zona de anchura reducida o por la mejor trazada en un tramo dificultoso.

Lo lograrás desplazando el cuerpo al lado opuesto a donde la bicicleta comienza a desviarse.

3.- Caballito

Consiste en elevar la rueda delantera, quedándote solo con la rueda trasera en el suelo. Esta técnica te permitirá salvar escalones o cortados a muy baja velocidad o parado. Lo conseguirás, preferiblemente con el plato mediano, tirando con fuerza hacia arriba del manillar mientras empujas hacia abajo sobre los pedales, permitiendo que la rueda se levante del suelo. Recuperarás tu posición inicial, desplazando tu peso hacia adelante o apretando el freno trasero. Las primeras prácticas conviene hacerlas con los pedales automáticos muy flojos y en tramos ascendentes.

4.- Salto de cortados o escalones

Si durante tu bajada te encuentras algún cortado, podrás salvarlo frontalmente según la velocidad a la que ruedes. El movimiento más sencillo será el tomarlo a una cierta velocidad pues evitarás que se te hunda la rueda delantera hacia abajo nada más salir del propio cortado. Así pues, busca una posición ligeramente retrasada y sigue la inercia de tu trayectoria que hará que la bicicleta se incline ligeramente hacia atrás y que no te claves tras el salto. En cambio, si no llevas mucha velocidad o estás totalmente parado, tendrás que tirar ligeramente del manillar justo antes del cortado, haciendo un caballito. No olvides siempre mirar más allá del cortado.

5.- Salto del conejo o "Bunny-Hop"

Consiste en levantar, cuando circules a una relativa velocidad, primeramente la rueda delantera antes del obstáculo para posteriormente levantar la trasera, para aterrizar algunos centímetros después. Esta técnica nos permitirá salvar obstáculos de cierto nivel, como troncos, cortados, charcos o piedras y así evitar el tener que pararte con la bici. Se consigue tirando levemente del manillar, hasta que la rueda delantera se levante, momento en que debes flexionar las piernas y retrasar el cuerpo mientras tiras del manillar. Como reacción a ese movimiento se produce el despegue completo y una vez en el aire desplaza el cuerpo hacia delante para equilibrar la distribución de pesos y así tomar tierra suavemente.

6.- Postura extrema trasera

Se emplea para bajar pendientes pronunciadas con terreno suelto -una de las bajadas que precisan más técnica-. Consiste en sacar el cuerpo de la geometría de la bici, quedando el pecho apostado sobre el sillín, de modo que prácticamente nuestro cuerpo estará sobre la rueda trasera. Así, ante una pérdida de equilibrio, nuestro freno delantero y un pie a tierra nos dará control de la situación.

Existen otras técnicas, de mayor complejidad técnica que solo nos limitamos a mencionar, como el invertido o picada, el giro sobre la rueda delantera elevando la rueda trasera para cambiar la dirección en curvas cerradas en las que no se puede maniobrar, equilibrio estático a base de saltitos para alinearse y hacer la trazada deseada, etc.


MINIMIZA LOS DAÑOS EN UNA CAIDA

Si bien todos los consejos que te demos no te vendrán a la cabeza en el segundo en el que puedes reaccionar en una caída, ten en consideración lo siguiente: Es primordial que trabajes tu equilibrio y que vayas probando los puntos límite que, de sobrepasarlos, te llevarán a la caída. Por ejemplo, comprueba la presión máxima que debes dar a tu freno delantero en algún tramo llano para comprobar que sobrepasando éste, te llevará de bruces al suelo. Si sueles tener caídas del mismo tipo, estudia en que estás fallando reiteradamente. En caso de que comiences a perder el control y veas inevitable la caída, tienes un último segundo para pensar y actuar como irás al suelo con los menores daños, por lo que elige el punto de contacto con el que aterrizarás. Intenta caer de pie, y si no es posible aterriza con tus brazos para amortiguar el golpe; primeramente con tus manos, y a continuación, en este lugar, con tus antebrazos, brazos y hombros hasta que consigas rodar cuan cochinilla. Es preferible hacerte heridas en la piel que partirte algún hueso. No estés rígido cuando caigas, pues será cuando te hagas más daño y posiblemente hasta roturas. ¿Has pensado el porqué la gente ebria no suelen hacerse daño en sus trompazos? Intenta que no vaya la bici junto a tí en la caída, y no intentes cogerla para que no se rompa alguno de sus componente, pues ella tiene arreglo el 100% de las veces, pero tu no. Mejor aterriza con los antebrazos que con los brazos, pues comenzarás a rodar. Tras la caída, no todos los daños son visibles, sino que puedes tener sangrado interno y no percatarte de ello, por lo que no descartes visitar al medico especialista. Por último dos consejos, tan simples como importantes: - Revisa siempre tu bici antes de subir a ella, sobre todo cuando la has desmontado para transportarla. - La mejor prevención es el sentido común; no arriesgues pues no tienes nada que ganar y si mucho que perder.


RECUPERA LA CONFIANZA TRAS UNA CAIDA

Para culminar este artículo hablaremos someramente de como debemos reponernos mentalmente tras una caída y recuperar la confianza para volver a disfrutar de las salidas con tu MTB.

1. Evita las bajadas severas y trialeras durante algún tiempo (horas, días, semanas o meses, depende de cada uno), pero sigue saliendo de forma regular.

2. Examina el error cometido y vuelve a pasar montado en tu bici por el punto en donde te has caído. Si no te sientes capaz, al menos examínalo bajado de ella.

3. Aumenta la seguridad de tu bici, poniendo cubiertas con más balón que mejore el agarre, subiendo un poco el manillar con una nueva potencia, bajando el sillín en los descensos y aflojando la tensión de los muelles de los pedales.

Recuerda que, recuperada de nuevo la confianza, volverás a disfrutar de tu querida MTB como cuando eras pequeño con tu primera bici de Reyes, eso si, ahora sin las dos ruedecitas laterales.


Fuente: granadabike.com
© curriqui.es
Amigos de la bicicleta

Aficionados a la bicicleta todo terreno y al ciclismo urbano
Contacto: administrador@curriqui.es