No está conectado - Modo Consulta
Contador de visitas
[Jueves 03-07-2014 19:41:37]    Paco Martínez Vega
El francés Baptiste Dubanchet quiere denunciar así los excesos de la sociedad de consumo y las grandes cantidades de comida que arrojamos a la basura.



Consumimos demasiado. Contaminamos demasiado. Tiramos demasiado. Son algunas de las cosas que quiere demostrar el ecologista francés Baptiste Dubanchet, de 25 años. Y lo está haciendo con un viaje de 3.000 kilómetros en bicicleta, la distancia que separa París de Varsovia. Con una particularidad: durante su viaje sólo come restos de comida orgánica que se va encontrando en la basura. Comida en perfectas condiciones que se tira, a diario y por toneladas, en las sociedades ‘desarrolladas’.

“Yo era rico en los países pobres. Eso me ponía triste”

La idea de Baptiste surgió tras una visita a Tahití, en la Polinesia Francesa. Allí comprobó la escasez de alimentos que sufren sus habitantes, lo que le llevó, de vuelta a Francia, a la necesidad de hacer algo para llamar la atención de sus compatriotas sobre el derroche. “Yo era rico en los países pobres. Y eso me ponía triste”, ha declarado Baptiste. “Estas personas no tienen otra opción, no eligieron ser pobres. Por eso decidí hacer algo para mostrar cómo se desperdicia aquí la comida”, aseguró.

Las etapas de Baptiste, de 60 kilómetros cada una, ya le han llevado a lugares como Luxemburgo, Bélgica, Holanda, República Checa o Alemania. En un principio y si todo va según lo previsto, llegará a su destino en un par de semanas. Toda su odisea la recoge en la web La Faim du Monde.




Fuente: Ciclosfera.com
© curriqui.es
Amigos de la bicicleta

Aficionados a la bicicleta todo terreno y al ciclismo urbano
Contacto: administrador@curriqui.es