No está conectado - Modo Consulta
Contador de visitas
[Viernes 08-11-2013 20:44:23]    Paco Martínez Vega
Un reciente estudio realizado por la Universidad de British Columbia muestra cómo nos afecta la contaminación cuando pedaleamos. El resultado: ante todo, curioso.



La gran mayoría de los médicos e investigadores -además de nuestro sentido común- nos han hecho creer que el aire contaminado siempre es perjudicial para el cuerpo humano. Para tratar de confirmar esta teoría, un equipo de investigadores de la Universidad de British Columbia ha llevado a cabo un experimento. En él, voluntarios sanos pedaleaban en una bicicleta estática bajo los efectos de un aire limpio y de otro contaminado.

Los investigadores, que registraron las reacciones pedaleando con una intensidad moderada e intensa, descubrieron algo, cuanto menos, insospechado. Al parecer, el cuerpo humano reaccionó ante el aire contaminado cuando la intensidad era baja, pero apenas se percibieron cambios cuando el ejercicio se intensificó.

Si bien los científicos no pueden explicar en su totalidad este fenómeno, todo parece apuntar a que una mayor actividad física precisa un mayor consumo de oxígeno y un mayor volumen de aire, por lo que el cuerpo, simplemente, ignora las impurezas. "Esperábamos encontrar más efectos de la contaminación, así como efectos más graves cuando el ejercicio era intenso”, aseguró algo perplejo Michael Koehle -uno de los principales responsables del proyecto-, en Popular Science.

Si bien los resultados de este estudio resultan desconcertantes, lo que está claro es que la exposición prolongada a un aire contaminado no sólo es perjudicial, sino que provoca la aparición de diversas enfermedades -respiratorias y cardiovasculares entre otras- a largo plazo. Y además... ¿quién no prefiere pedalear respirando aire fresco y limpio?


Fuente: Ciclosfera.com
© curriqui.es
Amigos de la bicicleta

Aficionados a la bicicleta todo terreno y al ciclismo urbano
Contacto: administrador@curriqui.es